Teorías de la terapia cognitivo conductual más aplicadas y efectivas

Las teorías de la terapia cognitivo conductual vienen dadas por una serie de principios y elementos importantes en los cuales esta se ve basada. Así pues, para su comprensión adecuada, es necesario conocer a la perfección el significado de la misma con todos los sistemas que la componen.

Principalmente, lo cognitivo hace referencia a todo aquello ligado al pensamiento en una persona, y lo conductual, a sus actos. Por lo tanto, esta terapia se ve enfocada en ayudar al paciente a modificar dichos parámetros y crear un balance saludable. A continuación, conoce las teorías en las que se fundamenta.

Importancia de conocer a fondo las teorías de la terapia cognitivo conductual

Para poder aplicar correctamente en el paciente cada una de las técnicas adaptadas a dicha terapéutica, es necesario que el profesional maneje esta vital información. Gracias a esto, podrá o no, verse incrementado en gran medida, el éxito de la misma en cuanto a la obtención de resultados favorecedores en el caso.

Asimismo, cada paciente puede responder de manera diferente a una u otra técnica, por ello, queda en manos del profesional manejar múltiples opciones. La importancia de este conocimiento también recae en el hecho de que varias de estas teorías son complementarias, por lo que pueden facilitar el fin.

teorías de la terapia cognitivo conductual

Conceptos más resaltantes aplicados actualmente en el modelo cognitivo conductual

Existen diversas maneras de ayudar a conseguir positivamente el cambio de patrones negativos, tanto en pensamiento como en acción, de un paciente. Asimismo, las teorías de la terapia cognitivo conductual buscan establecer una conexión entre el conductismo y los elementos cognitivos. Conforme a ello, aquí se exponen las más utilizadas.

Exposición

Ideal en casos de fobias y reacciones impulsivas, la intención es confrontar al paciente con aquello que desata la ansiedad. Generalmente se realiza de manera progresiva buscando que el temor o la ansiedad se reduzcan al determinar que no hay riesgos. En la actualidad se hace uso de los simuladores antes de optar por el encuentro en vivo.

Método de la flecha descendente

Desarrollado por Hinkle en 1965, este se fundamenta en la teoría de comparación donde el paciente deberá cuestionar sus acciones para poder cambiarlas. En el proceso se realizan una serie de preguntas que orientan a que las conductas se reorganicen de una manera mucho más positiva. De las teorías de la terapia cognitivo conductual más usadas.

Modelado

Llevando como bandera la teoría del aprendizaje social de Albert Bandura, en este caso se intenta enseñar con el ejemplo. Asimismo, el paciente será quien se encargue de visualizar las reacciones o comportamientos y tratará de aprender de estos. Por otra parte, cabe la posibilidad de que se encargue de replicar las acciones para fijarlas en su mente.

Inoculación de estrés

Procedimiento creado por Meichenbaum con la intención de aliviar el estrés mediante la adquisición de destrezas que ayuden a afrontar al mismo. A su vez, puede conllevar tres fases donde primero se educa al paciente y luego se le expone a los estímulos en un ambiente controlado. Finalmente, se le conduce a una vivencia natural donde maneje el estrés con las técnicas instruidas.

Aprendizaje de autoinstrucciones

En este proceso se consideran los pensamientos correctivos del paciente analizando cuáles cree que deben ser los cambios a realizar. De esta forma, se van a probando instrucciones propias que le ayudan a comprender que está haciendo mal y como puede mejorarlo. Es una técnica excelente para personas con baja autoestima.

Orientación a la resolución de inconvenientes

Existen diferentes teorías que avalan esta técnica en la cual se entrena al paciente para que esté capacitado de enfrentarse a las circunstancias. La posibilidad de analizar los diferentes escenarios y darles soluciones que no impliquen estrés o ansiedad, es el objetivo principal. Se realiza de manera progresiva y estableciendo objetivos a corto plazo.

Autocontrol

Enfocada en la autonomía y la autogestión de las situaciones, esta técnica busca que el practicante se adapte a lo que le rodea. Ajustarse a las situaciones y lo que estas puedan acarrear es lo más adecuado, siempre y cuando no perjudique a la persona. Se pretende también alejarse de la impulsividad. La terapia de autocontrol de Rehm le da fuerza a esta técnica.

¿Puede una persona cambiar por completo su conducta con estas teorías?

La psicología es una ciencia con más misterios de los que parece, la conducta de una persona es el resultado de una mezcla de millones de elementos. La crianza, las creencias, los pensamientos, la forma de mirar al mundo, todo esto afecta la eficiencia de las teorías de la terapia cognitivo conductual. Pero al mismo tiempo, no las limita.

Innegablemente el modo de actuar de alguien puede adaptarse a los que le rodea y a lo que considera que le hace bien. Un profesional que aplique estas teorías de la terapia cognitivo conductual, o un paciente que las reciba, es seguro que obtendrá resultados muy pronto.

teorías de la terapia cognitivo conductual

Deja un comentario