Todo sobre el COVID-19

Coronavirus

El covid-19, pertenece a la rama de los diversos coronavirus que pueden llegar a afectar de forma grave la salud de los seres humanos.

Cabe destacar que no todas las infecciones respiratorias causadas por coronavirus suelen poner en peligro la salud de los humanos, incluso algunas personas, pueden contagiarse de COVID-19 y ninguno de los síntomas llega a manifestarse.

Este es uno de los factores de riesgo por los que dentro de las medidas implementadas para la prevención se ha incluido el aislamiento a fin de evitar la propagación.

El hecho de que algunos individuos a pesar de tener el virus no presenten síntomas, representa un factor de riesgo en lo que respecta a la posibilidad de  contagio hacia otras personas.

El desconocimiento de una cura que controle la evolución del virus, así como de los factores que conllevaron a la aparición de la enfermedad, sobre los cuales existen diversas teorías, convierten a la pandemia en una problemática de salud mundial que hasta ahora ha resultado incontrolable.

¿Qué es el COVID-19?

“El COVID-19 es una enfermedad respiratoria aguda, a veces grave, causada por un nuevo coronavirus SARS-CoV2.” (Tesini, 2020)

“La COVID-19 es la enfermedad infecciosa causada por el coronavirus que se ha descubierto más recientemente. Tanto el nuevo virus como la enfermedad eran desconocidos antes de que estallara el brote en Wuhan (China) en diciembre de 2019.” (Organización Mundial de la Salud, s.f)

A pesar de que el covid-19 pertenece a la extensa familia del coronavirus que se ha observado tanto en animales como en humanos, hasta hace pocos meses era completamente desconocida.

Con respecto a los efectos de las patologías relacionadas con el coronavirus, se han observado todo tipo de consecuencias sobre los humanos que van desde pequeños resfriados o molestias estomacales hasta graves complicaciones a nivel respiratorio.

Dentro de los síntomas más alarmantes del COVID-19 se puede producir una fuerte neumonía con el potencial de provocar la muerte.

Desde que se presentaron los primeros casos en la ciudad China de Wuhan a finales de 2019 el COVID-19 se ha extendido por todo el mundo de manera acelerada.

Medidas de prevención

En pocos meses el COVID-19 llegó a ocupar la categoría de pandemia debido a que una de las principales características de la enfermedad que es la gran facilidad de contagio.

Población de riesgo

A medida que transcurre el tiempo, se van realizando mayor cantidad de descubrimientos en lo que respecta al COVID-19, uno de los principales retos para los científicos y profesionales del sector sanitario  es que se trata de una nueva patología.

El desconocimiento, aunado a la vertiginosa propagación alrededor del mundo, ha ocasionado que descubrir una cura se haya convertido en una carrera contra el tiempo.

En un principio se consideró como principal población de riesgo a los adultos mayores o a personas con ciertas condiciones médicas que pudiesen dar paso a complicaciones de salud.

Dentro de las condiciones previas de salud con el potencial de generar complicaciones en presencia del COVID-19 se encuentran: la diabetes, la hipertensión, enfermedades respiratorias, entre otras.

Sin embargo, se ha observado cómo el COVID-19 ha causado mortalidad en personas sin enfermedades previas o en jóvenes y niños.

En los cuatro (4) meses que han transcurrido desde que se dio a conocer el primer caso de COVID-19, son muchos los descubrimientos que han contribuido a derrumbar hipótesis iniciales como la referente a la población de riesgo.

Síntomas

El COVID-19 puede manifestarse por medio de diversos síntomas o por el contrario, no presentar ningún tipo de molestia a pesar de tener la enfermedad.

La posibilidad de que este coronavirus aparezca sin ningún síntoma, representa una inmensa dificultad para el control de la propagación de la enfermedad.

Los principales síntomas son:

  • Tos seca.
  • Fiebres altas y persistentes.
  • Dolor de garganta.
  • Congestión nasal.
  • Fatiga o cansancio sostenido.
  • Dificultad respiratoria.
  • Desgaste del gusto y del olfato. (Organización Mundial de la Salud, s.f)

A grandes rasgos esta es la sintomatología que pueden experimentar los pacientes con COVID-19, sin embargo la principal causa de alarma es la fiebre alta acompañada de la dificultad para respirar ante lo cua,l es obligatorio solicitar asistencia médica.

Una de las propiedades del COVID-19 se corresponde con una baja tasa de mortalidad en comparación con otros tipos de coronavirus. “La mayoría de las personas (alrededor del 80%) se recupera de la enfermedad sin necesidad de realizar ningún tratamiento especial.” (Organización Mundial de la Salud, s.f)

Las estadísticas con respecto al COVID-19 confirman que “1 de cada 6 personas que se contagian del virus desarrolla una enfermedad grave y tiene dificultad para respirar.” (Organización Mundial de la Salud, s.f)

En conclusión, puede afirmarse que sólo el “2% de las personas que han contraído la enfermedad han muerto.” (Organización Mundial de la Salud. S.f)

Tercera edad

Tratamiento

Lo novedoso del COVID-19 y la velocidad con la que se ha propagado a nivel mundial, hacen que hallar una cura o una vacuna sea el objetivo principal de los científicos en la actualidad.

Hasta el momento, se han llevado a cabo distintos estudios con la finalidad de encontrar medicamentos que controlen el virus, lo hagan desaparecer del organismo o vacunas para evitar el contagio, sin éxito hasta la fecha.

En respuesta a los pocos alcances de las medidas emprendidas para poner fin a la pandemia, las acciones giran en torno a la prevención para evitar el contagio.

El COVID-19, es un virus altamente contagioso que se propaga entre humanos de manera exponencial con una gran facilidad.

El enfoque principal ha girado en torno a la evitación de todo contacto social, en la medida en que se ha comprobado que el virus se contagia a través de gotículas respiratorias que se propagan a través de las secreciones al toser o estornudar.

El aislamiento social, en muchos países se ha decretado para reducir el número de contagios por lo que se ha obligado a la población a permanecer dentro de sus viviendas.

Medidas preventivas

Asimismo, para aquellos que deben salir a la calle por determinadas causas se les ha sugerido mantener una distancia prudencial de otras personas de un metro aproximadamente.

El mantener la higiene, al lavarse las manos con agua y jabón al menos cada 30 minutos o antes si la persona mantiene contacto con superficies que pudiesen estar contaminadas, es una de las medidas de prevención más eficaces.

Una de las acciones que pueden marcar la diferencia e impedir el contagio, reside en evitar tocar los ojos o la boca con las manos si han estado expuestas al virus.

El COVID-19, de acuerdo a los resultados de los estudios científicos, muestra una propensión a permanecer por tiempo determinado sobre algunas superficies lo que incrementa la posibilidad de contagio.

Aislamiento social

Por ello, lo principal es mantener la higiene personal, lavarse las manos, evitar el contacto con cualquier tipo de superficies y quedarse en casa si no es estrictamente necesario salir.

Por otra parte, en caso de experimentar algún tipo de malestar que se asocie con los síntomas del COVID-19, la recomendación inicial gira en torno a permanecer en casa y en caso de tener que abandonar la vivienda mantener la distancia de las demás personas y utilizar mascarilla.

La prevención es la mejor defensa contra el COVID-19.

Referencias

MedlinePlus. (s.f). Coronavirus. Tomado de medlineplus.gov

Organización Mundial de la Salud. (s.f)¿Qué es un coronavirus? Tomado de www.who.int

Plitt, L. (2020). Coronavirus: las teorías de por qué la covid-19 puede llegar a causar la muerte de pacientes jóvenes y aparentemente sanos. BBC News Mundo. Tomado de www.bbc.com

Tesini, B. L. (2020). Coronavirus y síndromes respiratorios agudos (COVID-19, MERS Y SARS). MANUAL MSD Versión para profesionales. Tomado de www.msdmanuals.com

1 comentario en “Todo sobre el COVID-19”

Deja un comentario