Diferencia entre emociones y sentimientos con ejemplos

Todo el mundo es consciente de los sentimientos y las emociones, pero no todo el mundo es consciente de la distinción entre ambos. ¿Qué significa para la vida emocional de una persona que las emociones y los sentimientos interactúen? Utilizar la analogía de un iceberg facilita la transmisión de la diferencia entre emociones y sentimientos. Por ello, en el siguiente apartado te hablaré sobre la diferencia entre emociones y sentimientos con ejemplos.

La distinción entre emoción y sentimiento

En la vida cotidiana nos controlan los estados de ánimo y las emociones. A pesar de que a menudo confundimos las frases, son diferentes. Complejos mecanismos corporales conducen a la aparición de una emoción. Un sentimiento no es más que un componente de una emoción, lo que constituye una distinción clave entre un sentimiento y una emoción.

Una definición general de «emoción» es un tipo de sensación interna y la respuesta a ella. Además de las sensaciones, también abarca las respuestas corporales (como la risa) y los procesos mentales que las sustentan, como el recuerdo o la toma de decisiones.

Las emociones son solo lo que estás experimentando en este momento. Las emociones son más que eso, porque constan de varias partes. Tanto los procesos mentales como las respuestas físicas pueden ser conscientes o inconscientes. En consecuencia, aprendes a las emociones como controlarlas, pero a veces no.

Las emociones y los sentimientos son distintos y estos son los ejemplos

A pesar de que las frases no se refieren a lo mismo, las emociones y los sentimientos se confunden con frecuencia. Los sentimientos son únicamente experiencias, es decir, lo que se vive en este momento. Ejemplos de ello son la alegría, la tristeza y el miedo. Pero las emociones van más allá. Se componen de varias partes:

  • Sentimientos: Alegría, amor, sorpresa, entre otros.
  • Respuestas corporales: Como, por ejemplo, un cambio en los latidos del corazón, la sudoración, la risa o los cambios vocales.
  • Procedimientos lógicos: Los ejemplos incluyen comparar, recordar y elegir.

Puedes experimentar emociones como la alegría. En consecuencia, te ríes o alteras el tono de tu voz. Puede que recuerde un momento del pasado en el que estuvo excepcionalmente alegre. El sentimiento se compone de todas estas cosas.

El amor y la sorpresa son otros dos ejemplos de una emoción. Pueden producirse respuestas físicas, como un aumento del ritmo cardíaco, un cambio en el tono de voz o la transpiración. Es posible que se compare, se recuerde o se tome una decisión desde el punto de vista cognitivo.

Junto con los procesos físicos y mentales, aprender a quererse también es un sentimiento que puede combinarse para crear una emoción. La distinción entre una emoción y un sentimiento es que la primera es solo un componente de la segunda.

¿Por qué son importantes los sentimientos?

Sin necesidad de utilizar palabras, las emociones pueden ayudarnos a comunicarnos. Por ejemplo, podemos comunicar nuestras emociones a quienes nos rodean riendo o llorando. Pero también son esenciales para afrontar los problemas de la vida cotidiana. Ayudan a que el cuerpo se adapte rápidamente, permitiéndonos hacer juicios. Por ejemplo, nos permiten responder rápidamente en circunstancias de peligro.

Sentimientos

Las emociones incluyen sentimientos. Entre las emociones que somos capaces de percibir están la felicidad, la tristeza o el miedo. Nos permiten clasificar nuestros encuentros más rápidamente. Sin embargo, otros aspectos de las emociones (las reacciones corporales) son necesarios para comunicar nuestros sentimientos a los demás y así invitarles a unirse.

Respuestas corporales

emociones y sentimientos

A un sentimiento siempre le sigue una respuesta física, y cuanto más fuerte sea el sentimiento, más fuerte será la respuesta. Sin embargo, no solo se incluyen comportamientos inconscientes como reír o llorar. Además, hay reacciones corporales que se controlan inconscientemente y que tienen lugar en respuesta a un sentimiento, como la contracción de determinados músculos, la transpiración o los ajustes de la respiración.

En la mayoría de los casos, las respuestas físicas no son exclusivas de un sentimiento. Por ejemplo, tanto el miedo como la emoción pueden provocar la piel de gallina. Puedes llorar en respuesta a la alegría profunda o a la desesperación, y podemos sudar en respuesta a la excitación o al miedo. Además, como las reacciones físicas son complicadas, el cuerpo ha evolucionado de múltiples maneras.

Por ejemplo, experimentamos excitación o ansiedad cuando nos enfrentamos a un peligro. La respiración y los latidos del corazón se aceleran como resultado de la adaptación del cuerpo y la mente a la circunstancia. Esto permite aumentar el flujo sanguíneo a los músculos y al cerebro. También prestamos toda nuestra atención a la amenaza, lo que hace que el cuerpo esté preparado para atacar o huir inmediatamente (también conocido como «lucha o huida»).

Surgimiento de las emociones

Es difícil determinar con exactitud en qué parte del cerebro se producen las emociones. Esto se debe al hecho de que están implicadas múltiples partes del cerebro. Las emociones son increíblemente intrincadas. Diferentes áreas del cerebro procesan cada uno de sus componentes. Por ejemplo, el sistema límbico es donde se procesan predominantemente las emociones. La corteza cerebral, por su parte, desempeña un papel importante en la toma de decisiones.

Además, es un reto investigar las emociones, porque las regiones cerebrales implicadas realizan simultáneamente otras funciones. El sistema límbico, también afecta a la memoria, al comportamiento sexual y al ritmo de sueño y vigilia.

Deja un comentario