Psicología infantil

Bebé

La psicología infantil es la rama de la ciencia de la salud mental cuya atención va dirigida hacia los niños desde su infancia temprana hasta completar la etapa de adolescencia.

Por consiguiente, abarca todo el proceso de desarrollo de los individuos a nivel físico, social y psicológico hasta alcanzar a la edad adulta.

El papel de la psicología infantil es determinante por cuanto ayuda a los individuos a completar un desarrollo adecuado a nivel emocional y le ofrece tratamiento para diversos trastornos que, entre otras cosas, puede interferir en el desempeño óptimo de sus actividades.

Sin embargo, es importante que como padre, si llegas a detectar que algo no está funcionando de la manera esperada con tu pequeño, exhibe un comportamiento inadecuado o te recomendaron que lo sometieses a una evaluación, no lo pongas en duda y toma una cita lo antes posible.

Se debe tomar en consideración que el niño, debido a las limitaciones propias de su edad, suele expresar cualquier incomodidad o malestar de forma distinta a la de los adultos.

Por ende, un comportamiento desadaptativo, caracterizado por la rebeldía o el irrespeto, pudiese relacionarse con una manera de expresar ira debido a algún cambio, por ejemplo.

Objeto de estudio

Como afirmé en párrafos anteriores, la psicología infantil se centra en el estudio de los infantes desde los primeros años de infancia hasta la adolescencia.

Esta es una etapa caracterizada por constantes cambios que se relacionan con el crecimiento y desarrollo del organismo desde el punto de vista físico.

Desde el punto de vista social, considerándose este desde las primeras interacciones del niño con su entorno inmediato, es su hogar en el que se lleva a cabo el proceso de socialización.

A nivel psicológico, el infante desde su nacimiento experimenta la formación de su personalidad, así como de los rasgos que le definirán como individuo.

Niña

La psicología infantil a grandes rasgos se ocupa de que todos los elementos que intervienen en el proceso de desarrollo lo hagan de forma óptima para que el niño llegue con bienestar a la edad adulta.

Esta rama de la psicología se interesa por el desarrollo del infante a nivel cognitivo, motor, físico, social y afectivo en vista de que todo este conjunto de elementos, entre otros, determinan que el niño alcance un desarrollo óptimo.

La psicología infantil toma en consideración para la evaluación de los niños los factores que intervienen en la formación de su personalidad, que son rasgos fijos como el temperamento, que es bastante probable que dependa de elementos hereditarios.

La genética es una variable de gran relevancia a la que se le presta un tratamiento especial en vista de que puede influir de manera determinante en la personalidad del niño.

Rasgos como la predisposición a tener de manera recurrente pensamientos pesimistas o catastróficos por lo general provienen de la herencia genética.

La presencia de trastornos en la familia como la depresión o la ansiedad hacen que el niño tenga una predisposición a padecer algunas de esas patologías en cualquier etapa de su desarrollo.

Otro elemento que se toma en cuenta para la evaluación del infante es el denominado factor ambiental, es decir, la forma en la que su entorno inmediato puede llegar a afectarle.

En el hogar y la escuela, por lo general, es donde los niños llevan a cabo su proceso de crianza o de socialización y en la mayoría de los casos las figuras de autoridad son sus padres o uno de ellos, en su defecto.

En algunas ocasiones, quien se encarga de la crianza del infante es otro adulto que puede ser un familiar o cuidador mas lo cierto es que estas personas influyen de forma positiva o negativa en los niños.

Esta es la razón por la que los psicólogos infantiles por norma solicitan la participación activa de los padres del niño durante todo el proceso de tratamiento.

Cada psicólogo en base a las características individuales del caso tomará la decisión acerca de la manera de incorporar a los adultos responsables por el niño a la consulta.

Es probable que estos deban asistir a algunas de las sesiones en compañía con el niño o que el profesional indique que solo el niño debe recibir la terapia; este punto es bastante relativo y depende de cada caso.

Importancia de la psicología infantil

Niño en la escuela

Esta rama de la psicología es de suma importancia en vista de que vela por la consecución de un estado de bienestar en los niños y de que su desarrollo se complete de manera óptima.

Una de las principales problemáticas que suelen enfrentar los infantes en la que la intervención de la psicología infantil es esencial se refiere a la identificación de los sentimientos.

A la mayoría de los niños la habilidad para determinar o identificar aquello que están experimentando a nivel psicológico se les dificulta en gran medida. Debido a esto, muchos llegan a presentar problemas de conducta o a reaccionar de forma agresiva con el resto de las personas y el profesional capacitado para que pueda aprender a identificar lo que siente, a gestionarlo de forma sana y a expresarlo es el psicólogo infantil.

Los padres, en muchos casos, no conocen la manera correcta de reaccionar ante las muestras de incomodidad de los niños, y ellos mismos  poseen únicamente referencias de su crianza.

Asimismo, el psicólogo infantil se encargará de evaluar de manera exhaustiva al niño con la finalidad de emitir un diagnóstico que englobe todo el conjunto de síntomas y permita definir el tratamiento a emplear para ayudar al niño.

El psicólogo le ofrecerá por medio de juegos, dibujos y de diálogo un lugar seguro en el que el niño podrá expresarse sin temor y que allanará el camino al profesional para trabajar en su recuperación.

Las principales problemáticas en las que se enfocan los psicólogos que trabajan con niños son trastornos de aprendizaje, problemas de comportamiento, trastornos de ansiedad y problemas de tipo emocional.

El papel del terapeuta se enfocará en conducir al niño para que supere sus molestias psicológicas y desarrolle la inteligencia emocional.

Deja un comentario