10 hábitos para alcanzar el éxito

¿Quieres alcanzar el éxito? Éxito como realización personal, profesional. Entender que estás en lo correcto, dando lo mejor de ti mismo. Que eres feliz, que te realizas como persona en este tiempo.

Debes saber que el éxito es un HÁBITO y que las personas exitosas comparten actitudes desde las que desarrollan todo su potencial y consiguen los objetivos perseguidos.

Y que entre esos hábitos vamos a describir 10 fundamentales. Un decálogo que puedes empezar a poner en práctica como mandamientos para volar lejos y alto.

Eso sí: lo primero es estar dispuesto a desplegar las alas ¿Sí? Entonces, vamos de uno en uno.

Adquiere estos hábitos que te ayudarán a alcanzar el éxito

Para ello es necesario centrarnos en cómo son las personas que han alcanzado el éxito:

1.- SON CONSTANTES. Las personas de éxito siempre terminan todo lo que empiezan, nunca dejan nada por hacer, nada a medias. Y tienen muy claro que, pase lo que pase, seguirán adelante. ¿Por qué? Fácil: las cosas hechas a medias nunca dan resultados enteros.

2.- SON PROACTIVAS. Son personas de acción; saben de sobra que el miedo bloquea. El miedo al cambio, a abandonar nuestra ‘zona de confort’, a perder, a quedarnos solos… Aquellos que consiguen el éxito son los que olvidaron esta premisa tan habitual: ser infeliz antes que fracasar.

3.- QUIEREN APRENDER SIEMPRE. Y siempre es siempre. Los exitosos tienen una actitud de mejora continua. Invierten en sí mismos constantemente, en grupos de desarrollo personal, en actividades y acciones que amplíen sus posibilidades. Y no olvidan esto: no hay nadie superior a nadie, solo personas que apuestan por potenciar sus capacidades… y otras que no lo hacen, no lo hacen del todo o lo olvidan.

4.- SON DISCIPLINADAS. Tienen hábitos regulares en su vida diaria. Evitan distracciones mientras trabajan. Centrados y concentrados. La dispersión es enemiga del éxito.

5.- NO CREEN EN LOS LÍMITES. Las creencias limitantes son obstáculos que tú mismo te pones en el camino. Simplemente, una persona de éxito cree que puede y vive de acuerdo con esto. La coherencia es fundamental, porque la creencia no es solo de palabra y de pensamiento, sino (sobre todo) de acción de obra.

6.- TIENEN CLARIDAD DE METAS. Saben muy bien lo que quieren y están comprometidas en este logro. Pero (atención), de una forma clara y concreta. La generalidades son niebla en el camino.

7.- SON PACIENTES. Las personas inmaduras viven a base del YO-Ya (primero YO y luego YA). Las cosas no vienen por sí solas y el arte de la paciencia es saber que, pese a que no hay límites, nuestro concepto del tiempo no es el mismo que el de la Vida o el Universo (como prefieras).

8.- SON AUTO-RESPONSABLES. ¿Qué quiere decir esto? Pues que aquellos que han conseguido el éxito lo lograron, en gran parte, porque se centraron en lo que iban a hacer en lugar de pensar lo que iba a pasar. Vivían en el presente, no en el futuro. No buscaron excusas, no culpabilizaron a otros de sus ‘fracasos’, no se hicieron las víctimas. Quien de verdad quiere hacer algo siempre encuentra un motivo; quien no quiere, rápido halla una excusa.

9.- SON MENTALMENTE SANOS. Las personas que no llegarán al éxito nunca son aquellas en las que el miedo a perder es mayor que el deseo de ganar. Una persona realizada y feliz, en su mejor versión y con todo su potencial funcionando no remueve el pasado porque sabe de sobra que esto es insano, tóxico, le resta energía, no es nada productivo. Los exitosos pasan mucho tiempo consigo mismos, meditando, reflexionando, mirándose, en silencio y con atención consciente y detallada. Son autocríticos, pero no se juzgan (desde luego, no se castigan).

10.- SE MUEVEN EN LOS ENTORNOS ADECUADOS. Aprendieron esto: hay personas que nos facilitan la vida y otras que nos la complican. La mejor forma de aprender y crecer internamente es estar con los mejores, con los positivos, con los que se enfocan en las soluciones y no en los problemas. Y, muy importante: una persona de éxito sabe que los mejores son los que tienen una coherencia total entre lo que piensan, lo que dicen y cómo actúan. La palabra hueca engaña, entorpece, miente, imposibilita.

Deja un comentario